Buenos días,

No es que yo esté teniendo una fijación poco normal en Trump como conmocionador de los mercados financieros; me lo he hecho mirar y me dicen los loqueros que mis deficiencias no van por ese camino. Es que el amigo ha superado a Mario Draghi en pisar charcos de agua y lo hace ya con tal firmeza que las manchas de lodo que provoca lo alcanzan todo, desde las bolsas hasta las materias primas.

Este fin de semana empezó pisando un charquito el Secretario del Tesoro de EEUU, Steve Mnuchin (nunca he entendido el objetivo de tener dos consonantes consecutivas de este tipo en una palabra, aparte de complicar la pronunciación de su nombre). Munchin dijo que la guerra comercial con China sigue en pie, después de que Beijin (antiguamente Pekín) anunciara que recortaría aranceles a la importación desde EEUU de automóviles y de piezas para montarlos. El mercado bursátil estadounidense subió el lunes, entendiendo que era una cuestión de fijar posiciones, según pensaron los operadores. Y ayer martes también arrancó con subidas, ya que no había nuevos elementos que hicieran pensar lo contrario.

Y entonces Trump abrió la boca.

Y dijo que no estaba satisfecho con las recientes conversaciones entre China y EEUU. También desveló un plan para multar a la multinacional de comunicaciones china ZTE junto con otras medidas severas de penalización. Hasta ahora parecía que todo se reconducía y su actitud era la de ayudar al gobierno chino a cortar la sangría de puestos de trabajo en esta empresa, provocada por las recientes restricciones de EEUU a que empresas estadounidenses le presten servicios.

Y ya que estaba saltando de charco en charco, se lanzó con los dos pies en otro más: indicó que existe una posibilidad sustancial de que el encuentro con su homólogo Kim Jong Un de Corea del Norte no se celebre el 12 de junio como estaba planeado. Y como le gustaba, pisó otro, esta vez publicado por el Wall Street Journal y dirigido hacia Europa, al comentar que Trump, en su aparición ayer en un acto del grupo antiabortista Susan B. Anthony List, dijo que está pensando en el recorte de un 10% de las importaciones de acero y aluminio desde aquí a EEUU.

Y empezó la tormenta en los mercados. El Dow cerró bajando un 0,72% aunque poco antes del cierre lo vimos más abajo aún. El S&P 500 corrigió un 0,31% y el Nasdaq un 0,21%. En Asia, la bolsa de Shanghai baja un 0,77%, Hong Kong un 1,00%, Tokio un 1,23% y Sidney un 0,15%. Además, el dato del PMI manufacturero de Japón sugiere una ralentización de su actividad productiva, habiendo bajado este mes a 52,5 desde 53,8 anterior y 53,6 previsto. A los índices bursátiles europeos no les afectó el ejercicio de pisar charcos porque ya estaban cerrando tranquilamente después de sus subidas, pero el futuro del DAX está bajando ahora un 0,33%

En el Forex, el EURUSD se mantiene sobrevendido ya más de 20 días, según su RSI de 14 y el rally correctivo aún se resiste a aparecer, según FX Street. Este se debe probablemente a la incertidumbre política en Italia en relación con su gobierno de coalición antisistema en ciernes. También lo motiva la guerrita comercial iniciada por EEUU contra todos los demás, incluida Europa. Ahora el par está cotizando en 1,1766. Tiene un soporte en 1,1717 y si lo traspasa podríamos ver niveles de 1,1669, sus mínimos del 6 de octubre pasados, para luego caer hasta 1,1574, el mínimo siguiente del 26 de octubre. Por arriba hay resistencia en 1,1783 (media de 10 días), 1,1915 y 1,1961 (máximos del 27 de noviembre). El USDJPY está cotizando en 110,44, habiendo hecho mínimo en 110,37 y máximo en 110,94. GBPUSD está situado en 1,3410, pendiente del dato del IPC del Reino Unido de esta mañana, donde se espera un 2,2% para el IPC subyacente, contrayéndose ligeramente desde la lectura anterior del 2,3%.

El oro se mantiene alrededor de 1.292 dólares la onza y aunque alcanzó durante la noche un nivel de 1296, le cuesta despegar de esa tendencia bajista que arrastra debido a la creciente fortaleza del dólar. Esto, incluso tomando en cuenta su consideración de valor refugio para momentos de incertidumbre en los mercados o de inestabilidades comerciales o políticas, como es el caso ahora en Asia.

El crudo viene bajando, con el Brent haciéndolo un 0,63% a 79,08 dólares el barril y el WTI un 0,35% a 71,88 al conocerse la noticia de que la OPEP podría levantar la producción en junio, según Reuters. Esta acción tendría como objetivo frenar el rally que ha provocado parcialmente la crisis de Irán y los problemas de Venezuela para seguir produciendo el oro negro.

Las criptomonedas hoy siguen bajando. Bitcoin cotiza por debajo de los 8.000 dólares (ahora en 7.950, cayendo un 4,53%), Ethereum bajando un 7,74% a 639,84, Ripple un 5,63% a 0,63347 y Bitcoin Cash un 8,87% a 1.098,36.

Y finalmente, la agenda del día nos trae la lectura de las Actas de la Fed esta tarde y los PMIs manufactureros en Europa y EEUU, además del IPC del Reino Unido y el cambio en las reservas de petróleo. Hoy va a ser un día para no aburrise.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies